Pueblos Fantasmas
en Nevada

Nevada se ganó su reputación como el Estado de la Plata, gracias a una serie de descubrimientos de plata y oro que surgieron a mediados de la década de 1860. Buscadores de todo el país -y del mundo- acudieron a lo que fueron algunos de los mayores y más puros descubrimientos de plata del mundo. Después de que los beneficios de las minas se «secaran», los residentes se trasladaron a la siguiente gran ciudad en auge -en algunos casos, hace más de 100 años-, abandonando lo que se convertiría en cientos de pueblos fantasma de Nevada que todavía se pueden explorar hoy en día.

HIGHLIGHTS

Con un centenar de localidades con código postal para sus más de 600 pueblos fantasma, Nevada tiene más campamentos mineros históricos y pueblos en auge del pasado que ciudades y pueblos realmente poblados.

Donde viven los fantasmas

Cuando se trata de pueblos fantasmas, estás de suerte: en Nevada hay más pueblos en auge que ciudades y pueblos realmente poblados. Tenemos que agradecer al clima seco de Nevada que haya ayudado a preservar estos edificios históricos durante todos estos años. En los poderosos mares de arbustos del Estado de la Plata, es más que probable que escarbe en las páginas del pasado y conozca estos legendarios lugares que construyeron el estado.

Pueblos fantasma de Nevada cerca de Las Vegas

¿Ya está conevencido? Es difícil no estarlo. Y ahora probablemente esté pensando, ¿cuáles son los pueblos fantasmas que hay cerca de mí? Cuando se trata de pueblos fantasma de Nevada, la buena noticia es ésta: desde Jarbidge y Goodsprings hasta Hamilton y Berlín, están a su alrededor. Algunos de los mejores pueblos fantasma del siglo XIX del Estado de la Plata se encuentran justo en las afueras de Las Vegas, e incluso en el Valle de la Muerte, en lugares que no están más lejos de 40 millas al norte del lago Mead, incluso uno que solía estar inundado bajo su superficie.

A menos de una hora de Las Vegas, la mina Techatticup, en el cañón Eldorado, es un paraíso para los fotógrafos, con miles de sesiones de cine y fotos a su nombre, y restos de accesorios muy atractivos para los curiosos. En su época de esplendor, esta mina produjo millones de dólares en oro, plata y cobre, lo que la convirtió en la más rica y famosa del sur de Nevada. Hoy en día, puede curiosear con su cámara o adentrarse en el subsuelo con las visitas a la mina de Eldorado Canyon.

Para seguir explorando, diríjase a Goodsprings Ghost Town, a unos 20 minutos al sur de Las Vegas. Goodsprings alberga el bar más antiguo del sur de Nevada. La ciudad alcanzó su punto álgido en 1916, suministrando zinc y plomo para la Primera Guerra Mundial. Haga una parada en el Pioneer Saloon, cuyo mostrador de bar se encontraba originalmente en Rhyolite antes de que la ciudad se derrumbara. Busque los agujeros de bala de una partida de póquer que salió mal en las paredes de hojalata originales de Sears and Roebuck y las quemaduras de cigarro en el mostrador del bar, dejadas por un somnoliento Clark Gable en la década de 1940.

¿Acabas de descubrir la reliquia más genial de un pueblo fantasma? Genial. Haz una foto y deja a ese chico malo justo donde lo encontraste.

¿Más? Pues bien, enclavado en un cañón de roca volcánica al borde del Valle de la Muerte, el pueblo fantasma de Rhyolite vio crecer su población hasta varios miles de personas tras el famoso descubrimiento de oro de Shorty Harris en 1904. En 1920, la disminución de la producción minera provocó el colapso de la ciudad. Los restos del banco, el almacén general y el depósito de trenes han protagonizado muchas películas y han deslumbrado a millones de visitantes, junto con atracciones como la Casa de las Botellas de Tom Kelly y, más tarde, el vanguardista Museo al Aire Libre de Goldwell. En la actualidad, esta joya de fácil acceso es uno de los pueblos fantasma más fotografiados de Nevada.

Pueblos fantasmas cerca de Reno

¿Qué hay de los pueblos fantasma cerca de Reno? También tenemos cubiertos al norte, con algunas ciudades fantasma de Nevada que le dieron al «Estado de la Plata» su apodo y lo pusieron en el mapa. Aunque no en el sentido de desmoronamiento y abandono, uno de los mejores ejemplos de los antiguos días de gloria de Nevada se encuentra en Virginia City, donde se produjo la mayor extracción de plata del mundo. Diríjase a este lugar para beber agua en salones congelados en el tiempo con nombres como Bucket of Blood y Silver Queen, para pasear por las calles originales bordeadas de madera y para escuchar las historias de los personajes locales que aún lucen trajes de época. Asegúrese de preguntar en los hoteles y salones encantados de Virginia City algunas de las mejores historias de fantasmas de Nevada.

Asegúrese de preguntar en los hoteles y salones encantados de Virginia City algunas de las mejores historias de fantasmas de Nevada.

Más allá de Virginia City, diríjase al Parque Histórico Estatal de Fort Churchill para imaginar cómo debía ser la vida hace 150 años, cuando se creó este fuerte militar para proteger a los primeros pioneros. En la actualidad, las ruinas de la ciudad fantasma del fuerte se encuentran en un fascinante estado de decadencia. Observar las estrellas aquí es irreal, y no hay ningún lugar malo para tomar una foto.

También gestionado por los Parques Estatales de Nevada, los visitantes pueden disfrutar de un paraíso de pueblos fantasma en tres partes en el Parque Estatal de Berlín-Ictiosaurio, un pueblo fantasma de Nevada con una historia que se remonta más allá que ningún otro. Aunque los colonos del siglo XIX de Berlín vinieron a desenterrar mineral, también acabaron chocando sus palas con la mayor concentración del mundo de antiguos fósiles de ictiosaurio. Explore un puñado de casas y negocios históricos originales, realice la visita a la mina Diana y pase por la Casa de los Fósiles para encontrarse cara a cara con el fósil oficial del estado de Nevada, quizá todo ello mientras bebe una cerveza en Reno-brewed Great Basin “Icky” IPA, con temática de ictiosaurios.

Otros pueblos fantasma cercanos a Reno, Nevada, son Seven Troughs y Gold Point Ghost Town. Ambos se encuentran a unas horas de viaje más allá de la Pequeña Gran Ciudad, pero prometen estructuras impresionantemente intactas, como casas históricas, viejos almacenes, edificios bancarios, fabricas de estanpillas e incluso uno o dos salones modernos de Sagebrush.

Pueblos fantasma de Nevada en el medio

¿Dónde más viven los fantasmas? En las cuencas y estribaciones de Nevada, es posible encontrar un pueblo fantasma o dos. No muy lejos de Wells se encuentra el pueblo fantasma de Metrópolis, que falleció prematuramente gracias a los conejos comedores de cosechas, una endemia de tifus, una invasión de grillos mormones, el fuego y la sequía. No, en serio. Entre los restos del malogrado intento de civilización de la Metrópolis-que-no-fue se encuentra una escuela con un arco de ladrillo que aún se conserva y los cimientos de un antiguo hotel. Abundan las escenas fotográficas… y talvez uno que otro conejo asesino.

Escondido en las colinas entre Lovelock y Winnemucca, el pueblo fantasma de Unionville es un trozo de felicidad en el campo que prácticamente pide hacer un desvío de la interestatal. Como si estar en un pueblo fantasma viviente (con una población de menos de dos docenas) no fuera lo suficientemente genial, el lugar también cuenta con las ruinas de la cabaña de un antiguo residente bastante famoso, Samuel Clemens (aunque puede que le resulte más familiar su seudónimo nacido en Nevada, Mark Twain).

A unos 80 kilómetros al noreste de Tonopah se encuentra Belmont Ghost Town, uno de los grandes pueblos fantasma de Nevada. A diferencia de la mayoría de los otros pueblos fantasmas, el auge de Belmont duró unos impresionantes 20 años después de haber cobrado vida con un descubrimiento de plata en 1865. Explore el fascinante Palacio de Justicia de Belmont, de 150 años de antigüedad -un lugar histórico del estado-, las cabañas de los mineros perfectamente construidas y los emplazamientos de los molinos, así como la chimenea del molino de Monitor-Belmont -construida originalmente para moler ladrillos y utilizada después como práctica de tiro por los pilotos de las Fuerzas Aéreas de la Segunda Guerra Mundial-. Pase la noche a 32 kilómetros al oeste, en Manhattan, donde encontrará la iglesia original de Belmont, robada en plena noche y trasladada a Manhattan tras la quiebra de Belmont.

Pase la noche en el Old Pioneer Garden Country Inn y cuente con una memorable lección de historia por parte de la gente que cuida los jardines originales de la ciudad fantasma y acoge a los huéspedes en la herrería y otros edificios originales.